Cómo hacer el mejor café en una cafetera italiana

9:41

Cómo hacer el mejor café en una cafetera italiana

Es hora de desempolvar esa cafetera italiana que tienes guardada en la cocina desde hace años y ponerla a buen uso. Un buen café en casa es posible sin usar cápsulas o cafeteras caras.

Las cafeteras italianas, también conocidas como cafeteras moka son, probablemente, las forma más simple y económica de preparar buen café en casa.

En este artículo te explicaremos la mejor forma de preparar café en una cafetera italiana. En realidad no hay secretos o misterios, pero siempre es bueno seguir una serie de pasos y consejos para obtener el mejor café posible, sin salir de casa.

Qué café y qué cantidad usar

Se puede seguir estos pasos al milímetro, elegir perfectamente las medidas pero si el origen del café usado es malo, el café quedará malo. Lo primero y más importante: no uses café torrefacto, además de tener posibles contraindicaciones de salud por tueste excesivo y contener 15% de azúcar, es innecesariamente amargo y ácido.

Lo segundo e igual de importante: el origen del café es clave para un buen sabor. No, las bolsas de café en grano que venden en Starbucks no son buenas y muchos de los que venden en el supermercado tampoco. Hay algunas marcas que ofrecen café en grano decente, que valen para ciertas situaciones, pero si queréis preparar un café realmente bueno, busca cafeterías locales en tu ciudad que tuesten y empaqueten su propio café. Te recomendamos Toma Café en España o Almanegra en México, las dos tienen tienda online. Son este tipo de lugares donde lo hacen con cuidado y amor, de forma artesanal. Tu paladar lo agradecerá.

Por último: no compres café molido. Cómpralo en entero, en grano y usa molinillo para moler el café a medida que lo necesites. Dependiendo de tu presupuesto, y considerando que será de uso personal, compra uno manual que son muy económicos, pero recomendamos usar los motorizados que son más cómodos, rápidos y se pueden conseguir de buena marca por por unos 30 dólares/euros.

Una vez molido, deposita el café sobre el filtro de metal. Permite que caiga como una montaña y después a punta de pequeños golpes o movimientos dejar que se distribuya sobre todo el filtro. Debe llenarlo, sí, pero nunca rebosarlo. Retira el exceso con un cuchillo y jamás lo presiones para que quepa más cantidad.

El agua, medida y origen

La cantidad de agua usada es clave para el buen sabor del café. Si pones mucha quedará aguado con poco sabor. Si pones poca, quedará demasiado cargado. Muchas cafeteras italianas tienen un indicador del nivel adecuado, pero en caso que no lo tenga puedes usar un truco habitual en Italia: llena de agua hasta la válvula de seguridad, sin sumergirla por completo. Importante: calienta previamente el agua, eso hará que el café sufra lo menos posible y mantenga gran sabor.

El origen del agua también es importante. 98% del café es agua, por lo que una materia prima sin sabores extraños es clave. Usar agua directo del grifo probablemente no sea la mejor opción, sobre todo si estáis en una ciudad donde tiene mucho cloro o cal. En ese sentido recomendamos comprar un filtro de agua que la limpie de sabores e impurezas.

Con la tapa levantada y nunca a fuego máximo

Sitúa la cafetera italiana sobre el fuego, pero nunca a potencia máxima. Si tienes una cocina de gas, si es una cafetera grande un poco más de la mitad. Si es de las pequeñas, un poco menos de la mitad. En definitiva: debe de calentar la base pero la llama nunca debería superarla por los lados.

Si tienes una vitrocerámica que va del 1 al 9 ponlo en 7 máximo.

Debes dejar la tapa levantada hasta que el café empece a subir, en ese momento bajar la tapa y bajar el fuego un poco más, lo suficiente para que toda el agua logre subir y ponerse en contacto con el café a buen ritmo, sin ser demasiado apurado. Si tienes una vitrocerámica, bájalo al 6 o al 5.

Una vez hay terminado de subir el agua, apaga el fuego y déjalo reposar unos minutos. Usa una cuchara para removerlo, cierra la tapa nuevamente y sírvelo.

Si te sobra café y se enfría, lo sentimos mucho pero es mejor que lo tires. No guardes café preparado o lo recalientes, pierde su sabor y arruinas la experiencia.

Nunca limpies una cafetera italiana con jabón o con esponjas

Las cafeteras italianas no requieren de jabón para limpiarse. Al hacerlo dejarás depósitos de jabón que se traspasarán al sabor de los próximos cafés que hagas.

Desmonta la cafetera en sus tres partes y usa agua caliente para limpiarla, siempre a mano, evitando usar esponjas u otros utensilios. En definitiva, nunca debe star en contacto con otra cosa que no sea agua o café.

Hay una falsa creencia que las cafeteras italianas tienen un deje metálico en el café preparado pero en realidad se trata de las cafeteras que se han lavado frecuentemente con jabón.

¿Qué cafetera italiana debería comprar?

Antes de comprar, ¿estás seguro que no tienes ya? Las cafeteras italianas suelen ser regalos comunes y tal vez tus padres o tu pareja ya tenga uno guardado en la cocina.

En caso que no, te recomendamos comprar una que se ajuste al número de cafés que sueles hacer. Hay grandes para 10 o 12 cafés y pequeñas para uno o dos. También hay unas eléctricas que no necesitan que las pongas en el fuego de la cocina pero en nuestra opinión es innecesario, salvo que no tengas cocina o la quieras para un viaje.

Por último: una buena cafetera italiana puede durar años siempre y cuando la cuides, si inviertes un poco, la relación calidad/precio puede ser muy alta.

Siempre recomendaremos la Bialetti Moka Express: La marca original, clásica, tamaño medio para seis cafés. Hay versiones más pequeñas para dos o tres tazas.

La Bialetti Elektrika es nuestra elección de cafetera italiana eléctrica. Es un poco más cara pero práctica, sobre todo en viajes.


gifgifs.com
Agradecemos a Eduardo Arcos
Fuente: http://bit.ly/28S3P49

You Might Also Like

0 comentarios